Hoy en día encontramos multitud de marcas de suelos laminados. Veamos algunas claves a la hora de elegir qué suelo laminado es más adecuado para nuestras necesidades.

Aspectos importantes a tener en cuenta

Hoy en día en el mercado podemos encontrar  multitud de marcas de suelos laminados. A la hora de tomar una decisión en la compra de un suelo laminado, independientemente de que  nos guste o no el acabado o diseño del mismo, es muy importante tener en cuenta una serie aspectos que marcan la diferencia:

  • Densidad del tablero base
  • Sistema de unión
  • Sellado de cantos

 

Densidad del tablero base

El soporte empleado en la fabricación del suelo laminado ha de ser de alta densidad (HDF) para asegurar la estabilidad de las uniones y ofrecer un mejor comportamiento ante el impacto y la presión. Asimismo, es importante que sea resistente a la humedad para resistir eventuales humedecimientos.

Sistema de unión

Asegura que la unión entre lamas quede perfectamente cerrada de forma rápida y fácil. Actualmente gracias a estos sistemas tipo “click” es posible prescindir de adhesivos y colas y realizar el trabajo con mayor rapidez.

Sellado de cantos

Aplicación de un tratamiento impermeabilizador en los cantos para proteger las lamas frente a la absorción de humedad o vertidos de agua.

Conclusión

Uniendo todos los puntos comentados, tendremos  sistema de unión, que asegura un cierre perfecto, que además no perderá  la pretensión con el tiempo, alargando así la vida útil del producto y la perfecta conservación del mismo.

Estas características las encontramos por ejemplo en los suelos laminados Alsafloor. Disponen de  Zip’N’Go: un sistema de anclaje patentado que facilita el ensamblaje por el lado estrecho de las lamas mediante un simple bloqueo.  Zip’N’Go ofrece numerosas ventajas, tanto en el momento de la colocación como a largo plazo: es preciso, reversible y no requiere ningún esfuerzo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.