Los paneles de corcho expandido (corcho negro) son un producto de corcho natural que ha sufrido un proceso térmico de tostado. Esta operación comporta la fusión de la suberina, un biopolímero presente en la estructura celular del corcho que actúa como aglutinante y permite la conformación del material en placas de forma totalmente natural sin necesidad de ningún aditivo químico. El proceso de tostado incrementa las prestaciones aislantes del corcho. La célula expande, aumenta de volumen y mejora las características térmicas y acústicas del mismo.

EXCELENTE AISLANTE ACUSTICO
El corcho es un excelente aislante acústico
. Su estructura celular actúa como amortiguador en la transmisión de las ondas sonoras, proporcionando excelentes valores de atenuación tanto en la corrección acústica como en la reducción de ruidos aéreos y de percusión. Especialmente eficaz cuando se coloca con un recubrimiento de yeso o madera.

 

EXCELENTE AISLANTE CONTRA VIBRACIONES
De nuevo su estructura celular le confiere una elasticidad extraordinaria. Aunque este sujeto a altas presiones (hasta 12 toneladas por m2) las placas de corcho expandido absorben las ondas de choque producidas sin trasladarlas a las estructuras adyacentes.

 REGULADOR CLIMATICO SIN EFECTOS DE CONDENSACIO
Una de las propiedades únicas del corcho es la de aislar y al mismo tiempo permitir la transpiración entre las superficies aisladas. Este propiedad de permitir el intercambio gaseoso sin perder aislamiento evita la aparición de condensaciones, manchas de  humedad y la presencia de mohos y bacterias.

AHORRO EN EL CONSUMO ENERGETICO
Un buen aislamiento permite ahorrar hasta un 40% en los costes energéticos de una vivienda. Este porcentaje puede variar dependiendo del grado de aislamiento, la zona climática o la orientación de la vivienda.

NO ACUMULA ELECTRICIDAD ESTATICA
A diferencia de otros aislantes de origen sintético, el corcho no acumula electricidad estática, evitando el riesgo de chispazos, migrañas u otras dolencias provocadas por los campos magnéticos generados por los equipos eléctricos y electrónicos de una vivienda.

COEFICIENTE TERMICO ESTABLE
El corcho mantiene sus propiedades aislantes constantes durante todo su ciclo de vida. Esta propiedad le garantiza que al cabo de 10 o 50 años su casa mantendrá las mismas condiciones de aislamiento que el primer día

ECOLOGICO

100% NATURAL
Mediante un proceso de tostado, se produce la fusión de la suberina, un biopolímero presente en la estructura celular del corcho que actúa como aglutinante y permite la conformación del material en placas de forma totalmente natural sin necesidad de ningún aditivo químico.

RECICLABLE Y REUTILIZABLE
Las placas de corcho se pueden reutilizar independientemente de los años pasados desde su fabricación y instalación en obras.  Por ejemplo durante el 2009 se desmontaron unas cámaras frigoríficas construidas hace 70 años. El corcho obtenido se trituro y se reutiliza como granulado para aislamientos térmicos.

PRODUCCION SOSTENIBLE
Existen mas de 2 millones de Hectáreas destinadas al cultivo del alcornoque con una producción anual de 340.000 toneladas, de las cuales Portugal produce el 50%. Durante el proceso de extracción no se tala el árbol, lo que permite su regeneración y sucesivas podas.

DURADERO

INATACABLE POR INSECTOS Y MICROORGANISMOS
El corcho presenta solo un 6% de agua. Este bajo contenido en agua, junto con un 45% de suberina hace imposible la proliferación de microorganismos lo que le confiere una durabilidad ilimitada. A diferencia de la madera el corcho nunca se pudre.

PUTRESCIBILIDAD NULA
La principal causa de la putrefacción y degradación de cualquier material es la acción de larvas de insectos, hongos y microorganismos y el principal elemento para su supervivencia es el agua y la temperatura. A mayor humedad y temperatura, mas rápida es la descomposición de los materiales. El corcho, debido a su bajo contenido en agua es inatacable por ninguno de estos organismos resultando completamente imputrescible.

TOTALMENTE RESISTENTE A LA INTEMPERIE
La función original del corcho en el alcornoque es proteger al árbol frente al fuego. Esto lo consigue al arder solamente la parte exterior, quedando el interior cerrado a la entrada de aire y, por consiguiente, a la combustión. Así, aunque el follaje fuera destruido, las partes vitales del árbol quedan intactas y puede rebrotar una vez pasado el incendio. Esta especial estructura celular adaptada a los cambios climáticos le confieren una total resistencia a la intemperie.

LONGEVIDAD ILIMITADA
Gracias a su imputrescibilidad y su capacidad de resistencia a las variaciones atmosféricas, el ciclo de vida del corcho es ilimitado. Garantizamos las placas de corcho de por vida.

RESISTENTE

ALTA RESISTENCIA MECANICA
La disposición de las células en el corcho sigue un orden riguroso de hileras radiales, semejante a los radios de una bicicleta, sin que existan huecos entre ellas. Esta disposion, junto con la presencia de aire en el interior de las mismas, le confiere una gran resistencia mecánica sin perder ligereza ni elasticidad.

GRAN RESISTENCIA A LA COMPRESION
La resistencia a la compresión es la capacidad que tiene un material de recuperar el volumen inicial tras sufrir una deformación. En el caso del corcho, la zona afectada por la deformación no es tan sólo aquella en la que se contacta sino que evita que se extienda el efecto a las zonas colindantes, lo que permite una excelente respuesta a amortiguación de impactos y vibraciones.

NO SUFRE VARIACIONES DIMENSIONALES CON LOS AÑOS
Gracias a su imputrescibilidad y su capacidad de resistencia a las variaciones atmosféricas, el corcho no varia de dimensiones. Las placas de 1000×500 al cabo de 40 años seguirán con las dimensiones exactas del primer día. Esto es especialmente importante en las aplicaciones aislantes, pues se evitan puentes térmicos por mermas de material.

NO SE DEFORMA
Debido a su resistencia a las variaciones climáticas, humedad, calor, etc, no sufre deformaciones, manteniendo constantes sus dimensiones.

NO PIERDE PROPIEDADES
El corcho mantiene constantes sus propiedades a lo largo de su ciclo de vida. Pruebas realizadas en reutilizaciones de corcho fabricado hace 70 años dan valores de conductividad térmica, compresión o absorción de agua iguales que los obtenidos en producciones actuales (ensayos disponibles).