No cabe duda de que la madera ofrece considerables ventajas a la hora de construir. Sin embargo, hoy existe una amplia variedad de alternativas estructurales de excelente desempeño, cuyas características es necesario conocer antes de proyectar una obra. Aquí, un resumen de los sistemas constructivos más comunes.

Hoy en día el mercado ofrece diversos sistemas constructivos en madera, todos ellos perfectamente compatibles con la norma chilena para la edificación en este material, que fija en tres pisos la altura máxima. Sin embargo, las posibilidades de estos sistemas constructivos superan con creces este límite. Varios de ellos han demostrado ser igualmente adecuados para construir sobre los cinco pisos, con el solo inconveniente de que, superado ese límite, aumentan los costos asociados a la necesidad de sobreestructurar, lo que reduce algunas de sus ventajas comparativas. “Pero en condiciones igualitarias de normativa, la madera gana”, asegura José Pablo Undurraga, gerente del Programa Estratégico de la Madera de Alto Valor.

Antes de tomar la decisión sobre qué sistema constructivo utilizar, es necesario conocer las características particulares de cada uno de ellos, con el fin de escoger el que mejor responda a las necesidades del proyecto.

1. Sistema de plataforma

frame-type-platform-300

Ampliamente utilizada en Norteamérica y Japón, es una solución constructiva económica y segura para viviendas de mediana altura. Está conformado por muros de corte y diafragmas horizontales hechos de tableros estructurales de contrachapado u OSB clavados a entramados de madera.

Su principal ventaja es que permite la construcción independiente de los tabiques soportantes y autosoportantes en cada piso (primero y segundo nivel), a la vez que provee una plataforma o superficie de trabajo sobre la cual estos se pueden armar y levantar.

El entramado horizontal de la plataforma está dispuesto de tal manera, que coincide en general con la modulación de los pie derecho de los tabiques, conformando una estructura interrelacionada. Por otra parte, requiere de un elemento estructural que funcione como una placa arriostrante, en reemplazo del tradicional entablado.

2. Sistema de Panel SIP (Structural Insulated Panels)

Reportaje_sistemas-constructivos_panel-sip

Se trata de un panel prefabricado, conformado por dos planchas de OSB con alma de espuma rígida de poliestireno de alta densidad (EPS). Se utilizan, fundamentalmente, para generar elementos modulares y, junto con el sistema de plataforma, abarcan cerca del 80% del mercado de la construcción en madera en Chile.

Una de sus principales ventajas es que demanda un menor tiempo de construcción en comparación con otros materiales, pues los paneles vienen listos para el montaje. Por esta misma razón, tanto la mano de obra como la complejidad de la labor también se ven reducidas, lo que puede significar una baja en los costos generales de ejecución. Otra ventaja es que permite llevar a cabo una obra limpia, sin pérdidas ni desechos.

Entre sus limitaciones, está el hecho de que los paneles OSB deben ser tratados con algún tipo de revestimiento ignífugo para que el sistema constructivo SIP responda de manera óptima frente al fuego.

3. Sistema Block

Reportaje-sistemas-constructivos-sistema-block

El sistema Block deriva de la lógica de la “casa tronco”, en el cual se entrecruzan los vértices y se hace un montaje vertical de las piezas.

La principal ventaja que ofrece este sistema es la buena aislación térmica, pero presenta problemas en la variabilidad dimensional por efecto de los cambios climáticos. Esta característica afecta sobre todo los rasgos de ventanas y puertas, como también las instalaciones sanitarias.

Estructuralmente, no es una solución eficaz, ya que las piezas se montan en dirección perpendicular a la fibra, con lo que se reduce la resistencia estructural de la madera.

4. Sistema de poste y viga

Este sistema se caracteriza por utilizar elementos sólidos ­‒poste y viga‒ o, bien, elementos laminados para lograr mayores luces sin pilares intermedios, lo que permite proyectar amplias zonas de plantas libres. Los pilares o postes se empotran en su base y se encargan de recibir los esfuerzos de la estructura a través de las vigas maestras, sobre las cuales descansan las viguetas que conforman la plataforma del primer piso o del entrepiso.

Las diferentes piezas de madera van entrelazadas entre sí, lo que hace necesario un ensamble en diversos ángulos. En general, las uniones se resuelven empleando herrajes metálicos o conectores especiales, cuya adecuada utilización determinará, en buena medida, la calidad de la construcción.

En general, en la mayoría de las uniones estructurales, según sea la relación de esfuerzos entre las piezas, deberá elegirse el sistema más adecuado cuidando que las dimensiones de los elementos de transmisión ‒generalmente metálicos‒ estén en relación con la sección de los elementos de madera.

5. CLT (Cross Laminated Timber)

Estructuras-en-madera-laminada-y-contralaminada-(CLT)_Angela-Salinas

Perteneciente al grupo de los paneles de madera sólida ‒o mass timber‒, el CLT es uno de los sistemas constructivos de más reciente desarrollo. Surgió por primera vez en Austria y Alemania a mediados de los ‘90 y en 2000 comenzó a extenderse por Europa. Empresas manufactureras de Estados Unidos y Canadá ya están fabricándolo, aunque aún en versión experimental.

Entre sus múltiples ventajas, destaca su alto nivel de prefabricación, la rapidez con la que permite trabajar ‒especialmente en edificaciones entre 5 y 8 pisos‒, buena aislación térmica y acústica, excelente comportamiento ante el fuego y gran estabilidad dimensional.

Los paneles de CLT o madera contralaminada constan de tres, cinco o siete capas de madera adheridas, cada una de las cuales se orienta en ángulo recto respecto de la capa anterior. Las dimensiones varían según el fabricante y se pueden personalizar, aunque la longitud está limitada generalmente por las restricciones del transporte.

Si bien se han construido varios edificios con este sistema alrededor del mundo ─como el icónico Stadthaus, en Londres─, en Chile la norma que regula su uso está recién en fase de estudio. La Universidad de Santiago, sin embargo, ya ha elaborado un anteproyecto y se espera que el próximo año comience a masificarse.